Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Sacrificó a su madre por la salud de Chávez - Planetaurbe

16 enero, 2013
Sacrificó a su madre por la salud de Chávez
Ya va ¡¿qué?! Sí, sí, por la salud de Chávez, dijo él que lo hizo por eso

José Alberto Alviárez (40) golpeó en la cabeza a su madre, Eduvina Alviárez Suárez (80), y le quemó las manos y los brazos en un ritual religioso. La sacrificó por la salud del presidente Hugo Chávez; al menos eso fue lo que refirieron los residentes del sector El Ojito del municipio Independencia, en el estado Táchira.

Luego de asesinar a su progenitora le prendió fuego a la vivienda rural que compartían ambos el pasado lunes en la madrugada. Pero no fue hasta las 7:30 cuando los funcionarios motorizados de Politáchira, de la Policía científica y del Servicio de Emergencia del 171 tuvieron conocimiento del crimen.

Aprehendieron preventivamente al hombre mientras revisaron la casa y levantaron el cadáver de la sala de la vivienda. La anciana yacía en el suelo. Un hilillo de sangre desprendía de la cabeza y ya había hecho un charco de considerable tamaño. Tenía la ropa quemada y la piel en carne viva. Muy cerca del cuerpo había una silla también consumida por las llamas.

Por orden divina

José Alberto les confesó a sus vecinos que “lo hizo porque Dios se lo había ordenado, que solo así el presidente Chávez recuperaría su salud”.

Ante las evidencias y la presunta confesión, el asesino fue trasladado por Politáchira hasta un centro asistencial, donde le curaron las quemaduras y luego quedó recluido en la sede policial, a disposición de la fiscalía del Ministerio Público.

Quienes conversaron con José Alberto antes del crimen declararon a la Policía que él solo hablaba sobre la instalación de agua potable para su casa y que su madre se sentía mal por la diabetes. Aseguraron que nunca lo conocieron como fanático político o enajenado mental.
Era agricultor.

“Se dedicaba a las labores del campo. Tenía un camioncito y trabajaba llevando y trayendo cosas, y cuando lo necesitaban, nunca se negaba para movilizar a algún vecino. Esto que ha pasado nos tiene a todos muy sorprendidos”

Eduvina Alviárez Suárez. 80 años. Residía en el sector El Ojito, en Táchira. La mató su único hijo.

vía LaVerdad

facebook comments: